No seas sabio en tu propia opinión;
    más bien, teme al Señor y huye del mal.
 Esto infundirá salud a tu cuerpo
    y fortalecerá tu ser.

Proverbios 3:7-8