Hace unos días atrás, leía a cerca de las motivaciones de un jovencito de 17 años de edad, quien fue el causante de un tiroteo en una escuela de Ohio y muerte de unos compañeros de clase, y todo apuntaba a la explosión de muchas situaciones no perdonadas en el pasado. Se dice que este jovencito era muy retraído y poco reaccionaba ante el acoso de los llamados ” bullies”

Muchas son las ocasiones en que nos sentimos frustrados por lo que nos hizo el vecin@, por el mal detalle que tuvo este o aquel amigo nuestro, nos duele el actuar de algún familiar en contra nuestra, el dolor que pudo causar o estar causando una mala acción de nuestro cónyuge. Son muchas las ocasiones en que nos quedamos con todo esto en el corazón, no lo dejamos ir, muchos nos acostumbramos a convivir con el espíritu de odio en nuestras vidas. Poco damos espacio a ser llenos con un espíritu de perdón. Cuando tenemos nuestros corazones llenos de amargura, de odio, de venganzas, no podemos experimentar el verdadero amor, el amor divino.

La escritura es muy clara en este sentido: Tenemos la obligación de perdonar, así como nosotros hemos sido perdonados. Se acuerdan que dice el padre nuestro? “Perdona nuestras ofensas , así como nosotros perdonamos a quienes nos ofenden”…..Que que.. ??? Paremos aquí ya reflexionemos en lo que repetimos muchas veces como loros. Realmente, entonces, usted esta seguro de ser perdonado, por que ha perdonado a su prójimo como usted quisiera que lo perdonaran??? Por que sino, mida las consecuencias e lo que acaba de decir, como yo no puedo perdonar, ni perdono a mi prójimo, entonces Señor tampoco yo soy digno de perdón. 🙁

Cuando traemos este tema bien sea a una conversación o a una predica , habrán muchos que me van a decir , pero pastor lo que pasa es que yo no puedo superar lo que me hizo, no puedo olvidar. Yo quiero recordarles que la Biblia es muy clara y lo que se se nos pide es Perdonar, yo no he visto en donde se diga que debo olvidar. Y ahí, hay una gran diferencia. El hecho que usted perdone no le obliga a dejar abierta una puerta para que el abusador o abusadora que le a causado este dolor , pueda seguir entrando y volviendo a cometer los errores sobre su vida, que lo llevaron a  que usted viviera el intenso dolor que vivió o que aun vive a causa de sus acciones.

La meta con el perdón, es dejar que nuestros corazones logren esa libertad anhelada, esa tranquilidad que solo experimentaremos cuando dejemos ir toda raíz de amargura, rabia, frustración que sentimos en contra de aquel o aquella que nos la infringió. Pero no haga esto solamente por que Dios lo manda ( que seria una razón mas que suficiente), solo piense en que toda esta ira y rencor acumulados terminaran por controlarlo, y poco a poco se volverá mas difícil perdonar, esta falta de perdón se vera reflejado en su salud. El que usted no perdone, no le enseñara a la otra persona a no volver a cometer el error. Ahora bien recuerde que aun después de haber perdonado a esa persona, el o ella podría volver a cometer el error en contra suya , muy probablemente dolerá mucho mas , Pero  Estamos llamados a perdonar setenta veces siete. El que el otro siga cometiendo errores, no nos libera de nuestro llamado a perdonar.

Tomelo de la siguiente manera :

o          El perdonar, lo liberara a usted de todo ese peso emocional acarreado por el estar cargando con la amargura y espíritu de odios. El perdonar no le quitara el dolor causado, pero lo liberara de todas esas emociones retenidas en su corazón, que de ser mantenidas en nuestra vidas, a la final se reflejaran en problemas físicos : ansiedades, stress, y muchos otros efectos físicos; usted somatizara este sentimiento de odio y rencor, siendo en ultimas usted el único afectado.

o          La mayoría de las veces no habrá una razón valida(terrenal) para que perdonemos. El perdón es algo que la mayoría de las veces lo damos a quienes no se lo merecen. Pero que manera mas bonita de que nosotros reflejemos la gracia divina aquí en la tierra. Recuerde que solo por gracia, Dios perdonó nuestros pecados. No porque lo mereciéramos, ni por que hubiésemos hecho cosas para merecerlo. No. El simplemente le plació perdonarnos (Por Gracia).

o          El perdonar, nos ayudara a dormir mejor en las noches. Recuerde que el precio emocional de cargar con odios y amarguras, pesan mas que las malas obras.  Perdonar nos libera de esa presión que sentimos en nuestros hombros, en nuestro pecho, ese no se qué , que no nos deja literalmente vivir.

o          Perdonar es un acto de fe.

Sé que el solo hecho de perdonar, o pensar en perdonar puede poner a temblar a algunos; se sienten que es un riesgo demasiado grande para tomar. Es más, puede que el perdonar invite a la otra persona a pensar que puede volver a abusar. Pero nosotros, estamos llamados a perdonar a pesar de…usted se imagina si Cristo hubiera sacado argumentos ante Dios padre, a cerca de nosotros? Hermanos, mi llamado es a que perdonemos a pesar de …..de gratis…por nuestro propio bienestar. Recuerda todo lo que Cristo sufrió en su camino a la cruz? Y sin embargo como un acto de amor máximo, clamo al padre: “…Padre, perdona los por que no saben lo que hacen”

Ahora yo le invito a que si usted siente que tiene alguien a quien deba perdonar, vaya antes al altar y le confiese a Dios este deseo, que le pida a Dios que en la medida de lo posible le permita a usted perdonar en persona, y si no puede o cree que no puede,  hagalo hoy aquí ante Dios  en la intimidad del sitio en donde lee este articulo y ofrezca su perdón.